Noviembre 2017
L M X J V S D
« Jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Eventos

  • Events are coming soon, stay tuned!

Cómo mejorar en mis estudios

DÓNDE ESTÁN LOS FALLOS DE LOS ESTUDIANTES

 

Desde hace varias décadas muchos autores vienen demostrando que en el rendimiento escolar del alumnado influye un amplio número de factores de distinto tipo. Esos factores podemos agruparlos en los siguientes grupos:

 

FACTORES INTELECTUALES

 

En este grupo se incluyen las capacidades y las aptitudes, la inteligencia en general. Es evidente que, en igualdad de condiciones, rinde más y mejor un sujeto bien dotado intelectualmente que un sujeto limitado que no ha llegado a conseguir un adecuado nivel de desarrollo intelectual.

 

FACTORES PSÍQUICOS

 

Además de los factores de tipo intelectual, hay otros de tipo psicológico, que también tienen una decisiva incidencia en el rendimiento, como son: la personalidad, la motivación, el autoconcepto, la capacidad de adaptación, etc. Es un dato evidente que los fracasos escolares se dan con mayor frecuencia en alumnos que viven problemas emocionales o afectivos, que tienen poca estabilidad emocional o que presentan fuertes tensiones internas, debido a causas o circunstancias personales o ambientales.

 

FACTORES DE TIPO SOCIO – AMBIENTAL

 

Es muy importante tener en cuenta la influencia negativa que puede ejercer al ambiente que rodea al alumno: familia, barrio, amigos, etc. Es evidente que el fracaso escolar es mayor entre los individuos que pertenecen a grupos sociales con menor nivel económico y cultural.

 

FACTORES PEDAGÓGICOS

 

Dentro de los factores pedagógicos incluimos todos aquellos que hacen referencia al dominio de aprendizajes básicos: comprensión lectora, velocidad lectora, riqueza de vocabulario, automatismos del cálculo, metodología de estudio, etc.

 

CONCLUSIONES

Si queremos encontrar donde están las causas que motivan el fracaso escolar podemos resumirlas en:

 

- Dificultades de comprensión para captar las explicaciones de los profesores o para comprender los textos; dificultades para expresar lo que se quiere decir, tanto de forma oral como escrita.

 

- No saber utilizar un método adecuado que favorezca la comprensión (ejemplo: memorizar sin comprender, no valerse de esquemas o resúmenes, no ordenar adecuadamente las ideas, etc.).

 

- Quedarse con dudas por no atreverse a preguntarlas a los profesores o a los compañeros, por no consultar enciclopedias, etc.

 

- No hacer aplicaciones prácticas o ejercicios que obliguen a aplicar los que se sabe a situaciones reales.

 

- No memorizar suficientemente, aprendiendo los conceptos “cogidos con alfileres” o no profundizando lo suficiente en ellos.

 

- Presentar los trabajos poco ordenados, confusos, mal estructurados, sin claridad ni corrección, …

 

- Dificultades para concentrarse y dominar la atención tanto en el estudio personal, como en las explicaciones de los profesores.

 

- Manifestar actitudes negativas y de rechazo hacia el centro, los profesores, las tareas escolares, etc.

 

Además de los aspectos señalados existen otros más profundos que afectan muy negativamente al aprendizaje:

 

- La capacidad intelectual y las aptitudes para las distintas áreas de aprendizaje: lengua, matemáticas, …

 

- El modo de ser, carácter y personalidad … Indudablemente el fracaso escolar afecta más a alumnos problemáticos, nerviosos, inseguros, inestables, …

 

- La vida familiar y pautas educativas que han propiciado procesos de infantilismo, sobreprotección, falta de control y exigencia, problemas de relación entre padres e hijos, etc.

 

- Un ambiente social (pandillas, grupos de diversión, …) que vayan en contra de los intereses formativos y académicos de los alumnos.

 

- Finalmente, también tienen una influencia decisiva las actitudes y opiniones del colegio para con el alumno durante su trayectoria pasada y presente. Los alumnos despreciados, ignorados, castigados o faltos de una adecuada relación con los profesores y los compañeros, rinden menos y son más propicios al bajo rendimiento.

De toda la información que se recoge en este documento, quédate con aquella que puedes controlar y que están en tu mano para mejorar tu rendimiento. Ponlo en práctica y comprobarás los resultados.